886 11 53 85   ·    info@crecepsicologia.es

24 Ene 2014

¿Qué es el TDAH, trastorno por déficit de atención e hiperactividad?

El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) es un síndrome conductual con bases neurobiológicas y un fuerte componente genético. Es una enfermedad muy prevalente que, según estimaciones, afecta entre un 5 y un 10% de la población infanto-juvenil, siendo unas 3 veces más frecuente en varones. Está caracterizado por una dificultad de mantener la atención voluntaria frente a actividades, tanto académicas como cotidianas y unido a la falta de control de impulsos.

Según el DSM-IV-TR (APA,2001) los criterios aplicables para diagnosticar el TDAH son los siguientes (recuerde que el diagnóstico debe realizarlo un médico especialista en TDAH):

Desatención:

  • No suele prestar atención a los detalles. Comete errores frecuentemente en el colegio, el trabajo u otras actividades.
  • Le cuesta mantener la atención en tareas o actividades de tipo lúdico.
  • Parece que no escucha cuando se le habla.
  • No suele finalizar las tareas o encargos que empieza y no suele seguir las instrucciones que se le mandan, sin ser por un comportamiento negativista o por una incapacidad para comprender las instrucciones.
  • Le resulta complicado organizar tareas y actividades.
  • Intenta evitar realizar tareas que le suponen un esfuerzo mental sostenido (actividades escolares o tareas domésticas).
  • Pierde objetos frecuentemente (ejercicios, lápices, libros, juguetes…)
  • Se distrae con cualquier estímulo irrelevante.
  • Es descuidado en las actividades de la vida diaria.

Hiperactividad:

  • Suele mover en exceso las manos y los pies o no se está quieto en el asiento.
  • No suele permanecer sentado en las situaciones en las que se espera que lo esté.
  • Suele correr o saltar en exceso en situaciones en las que no es apropiado hacerlo.
  • Tiene dificultades para realizar actividades o juegos tranquilos.
  • Suele estar en movimiento y actuar como si tuviese un motor en marcha continuamente.
  • Suele hablar en exceso.

Impulsividad:

  • Suele dar respuestas precipitadas antes de que se hayan terminado de formular las preguntas.
  • Le cuesta esperar su turno y respetar las colas.
  • Suele correr o saltar en exceso en situaciones en las que no es apropiado hacerlo.
  • Suele interrumpir a los demás y entrometerse en las actividades de otros.

En los últimos años se están diagnosticando un elevado número de personas con TDAH. Es tal el aumento de casos que llega a originarse la duda de si es posible que haya un sobrediagnóstico de dicho trastorno. El TDAH existe, pero hay muchos niños y niñas diagnosticados/as que no lo padecen.

La sintomatología puede manifestarse de forma diferente según la edad  y se debe desarrollar en dos ó más ambientes como en casa y en el colegio. La opinión actual sobre la etiología del trastorno se centra en un fallo en el desarrollo de los circuitos cerebrales en que se apoyan la inhibición y el autocontrol, funciones cruciales para
la realización de cualquier tarea.

Deja un comentario