886 11 53 85   ·    info@crecepsicologia.es

14 Ene 2013

Conoce el desarrollo de tu hijo o hija

En muchas ocasiones, los adultos vemos comportamientos en los niños y niñas que no entendemos y podemos vernos desbordados por no saber actuar correctamente. A medida que crecen, los niños y niñas manifiestan conductas y actitudes relacionadas con los cambios físicos, cognitivos, emocionales y de desarrollo social que están experimentando. Entender el comportamiento de tu hijo o hija implica conocer los aspectos principales de cada etapa de su desarrollo, sus necesidades y cómo responder ante ellas adecuadamente.

Es importante tener presente que cada niño o niña es único y diferente a los demás y tiene su propio proceso evolutivo y desarrollo (algunos empiezan a hablar antes que otros o pueden empezar a caminar sin haber gateado antes, por ejemplo).

El desarrollo psicológico de una determinada persona es el resultado de las relaciones entre sus propias características personales biológicas y psicológicas y las de los contextos en los que está inmerso, desde los más próximos – como la familia, la escuela o el grupo de amigos – hasta otros como pueden ser los medios de comunicación, el sistema económico – social o las ideas y creencias imperantes en la cultura en la que vive, siendo éstos los que actúan como elementos que les protegen o que les exponen al riesgo.

Por lo tanto, el desarrollo de cada niño o niña viene determinado por sus propias características y por la atención que se le preste desde la familia, la escuela, la sociedad o la cultura en las que se halla inmerso. El sujeto necesita tener oportunidades para comprender las actitudes de los otros, para adoptar otros puntos de vista y estas oportunidades van a depender de la relación que tenga el niño con su familia, con su escuela, con el grupo de iguales y de la situación socioeconómica en la que viva.

¿Cómo responder adecuadamente a sus necesidades?

La dependencia del bebé hacia el adulto es total y se desarrolla el vínculo afectivo con la persona que ofrece los cuidados. Su equilibrio y bienestar emocional y físico y el adecuado desarrollo de sus capacidades cognitivas (memoria, atención, razonamiento y lenguaje) dependerán en buena medida de la respuesta protectora del adulto. El bebé va creciendo y sus necesidades van cambiando.

¿Te gustaría conocer más sobre el DESARROLLO  DE LOS NIÑOS Y NIÑAS? Este viernes en la Asociación Chuchamel organizamos un taller sobre este tema.

Deja un comentario